REDUCCIÓN DE PECHO

“Me siento mejor que Marilyn! Ahora me veo proporcionada, natural y sexy. Vivo momentos cotidianos que antes limitaba con mucha más naturalidad”

Ana Labastida, de 29 años y residente en Barcelona, se sometió a cirugía mamaria en manos del Dr. Junco. Según la testigo, se siente bien, se gusta más, ha ganado confianza en sí misma y logra transmitírselo a los demás. Como Ana, cada vez son más las mujeres que no se rinden ante el desagrado que les produce su zona pectoral, así como las complicaciones físicas que ello puede comportar. Ahora, conseguir el pecho que quieres es una realidad.


¿Qué es la reducción de pecho o mamoplastia reductiva?

La reducción de pecho o mamoplstia reductiva es un procedimiento quirúrgico para disminuir el tamaño de las mamas, mediante la extirpación de grasa, tejido mamario y piel, haciéndolas más pequeñas, ligeras y firmes. Además, puede reducir el tamaño de la areola.

Las mujeres con mamas grandes pueden presentar algunos problemas debido a este exceso de peso, como el dolor de espalda y de cuello, irritaciones de la piel debajo de la mama y problemas respiratorios.  La finalidad de la reducción de pecho es proporcionar a la mujer unos senos más pequeños y con una forma más proporcional al resto de su cuerpo.


¿Qué es la hipertrofia mamaria?

Se conoce como hipertrofia mamaria al volumen excesivo de los senos de la mujer. Puede aparecer como síntoma completamente aislado (hipertrofia juvenil) o acompañado de la caída del pecho per la edad y otros factores (hipertrofia con ptosis). Generalmente se debe a un desarrollo excesivo de la glándula mamaria o del tejido adiposo. Cuando el pecho es muy grande, puede ocasionar disconformidades estéticas por parte de la mujer y repercusiones físicas importantes.


Fase preoperatoria

En su primera visita, el Dr. Junco analizará el estado de sus mamas. Evaluará el tamaño y la forma de sus senos, la firmeza de la piel al mismo tiempo que revisará su condición de salud general. Explorará sus mamas y, dependiendo del caso, solicitará pruebas mamográficas antes de proceder con la operación. Asimismo, la paciente será informada de las distintas técnicas quirúrgicas existentes, se discutirá el tamaño y la forma que adquirirán sus mamas y la combinación de procedimientos que sea mejor para ella. También se le informará de los parámetros de la operación, así como el tipo de anestesia que se empleará, la necesidad de ingresar en clínica y los costes de la intervención.

Para poder realizar un buen diagnóstico preoperatorio, la paciente deberá colaborar de forma activa con el Dr. Junco. Como se siente, como se ve frente al espejo y como quiere verse de ahora en adelante. Por consiguiente, el doctor le planteará las alternativas disponibles para su problema e informará de riesgos y limitaciones.

No debe olvidarse de comentar al Dr. Junco si es fumadora o toma alguna medicación específica, el número de embarazos previos y si piensa volver a quedarse embarazada o dar de mamar. A partir de esta información, se darán instrucciones específicas en cada caso y la mujer deberá cumplir ciertas normas sobre toma de alimentos y líquidos, tabaco y toma de medicamentos. La mujer debe asegurarse, además, de que algún familiar o compañero pueda ayudarla, si es preciso, cuando se dé de alta.


La cirugía

La mamoplastia se realiza en un quirófano de la clínica Cima de Barcelona. Según el caso, pude ser necesario el ingreso en la misma dando el alta al día siguiente. La intervención se realiza con la paciente sometida a anestesia general.

La intervención presenta una duración de entre dos y tres horas, aunque, según el caso, puede estar sujeta a alargamiento. Existen diversas técnicas, pero generalmente las incisiones se realizan en forma de ancla, colocándose alrededor de la areola, en una línea vertical hacia abajo desde la areola y en una línea horizontal en el surco de debajo de la mama. A través de ellas se extirpa la piel, grasa y tejido mamario en exceso y se recoloca la areola y el pezón en su, a partir del momento, nueva posición (puede que en algunos casos se pueda asociar liposucción). En la mayoría de los casos, durante la operación la areola se mantiene unida a sus vasos sanguíneos y nervios, manteniendo una sensación próxima a la normalidad. Sin embargo, en casos de grandes reducciones puede ser necesaria la extirpación completa de la areola y resituarla en una posición diferente a la original. En estos casos, se pierde la sensibilidad en el área del pezón. Tras la cirugía, se colocan unos tubos de drenaje y un vendaje alrededor de las mamas.


Fase postoperatoria

Al finalizar la cirugía, puede que la mujer se encuentre cansada y agotada, pero en 24 o 48 horas podrá seguir su día a día habitual. Las mamas pueden molestar durante dos semanas, hasta que el cuerpo y la mujer se acostumbren a la novedad.  Aún así, la mayoría de las molestias se controlan de forma eficaz con la medicación prescrita por el Dr. Junco. Al retirar el vendaje transcurridas 24 horas desde la intervención, la mujer deberá llevar un sujetador deportivo, sin aros, según le indique el doctor.

Durante las dos primeras semanas, es habitual padecer una sensación de ardor en el área de los pezones. Los puntos se retiran entre los 7 y 14 días tras la operación, y el edema no cede completamente hasta las 3 o 6 semanas.

Es importante no forzarse físicamente hasta que se reduzca la hinchazón y realizar ejercicios especializados, así como seguir las recomendaciones del Dr. Junco como no levantar objetos por encima de la cabeza durante 2 o 3 semanas ni hacer movimientos exageradamente bruscos. De este modo, debe limitar las actividades físicas fuertes durante unas semanas, hasta que esté recuperada de la intervención. Si su trabajo no implica gran actividad física, se puede volver a incorporar en pocos días (7-10 días). Durante 1 o 2 semanas debe evitar las relaciones sexuales para prevenir inflamaciones y es conveniente que, durante 3 o 4 semanas, rehúya el contacto físico intenso de las mamas. La aparición de pequeñas costras o el desprendimiento de líquido a través de las incisiones entran dentro de la normalidad del proceso de recuperación. El Dr. Junco querrá seguir viendo la paciente en los siguientes meses para seguir de cerca la evolución de la cirugía.

Al principio las cicatrices posoperatorias estarán rosadas, pero mejorará progresivamente desde las 6 semanas de intervención. Los controles mamográficos apropiados para cada mujer según su edad pueden seguir realizándose una vez transcurrido un año.

La reducción de pecho es tanto una cuestión estética como física, ya que evita que el exceso de peso derivado de mamas grandes afecte a la columna vertebral ocasionando dolores y alteraciones importantes. Ana, que se sometió a cirugía mamaria tiempo atrás, anima a cualquier mujer a velar por su salud y estética: “Mi consejo es elegir al mejor profesional, uno que te transmita total confianza, que sea ‘humano’, que opere en una buena clínica, que utilice implantes de alta gama, que te asesores, te transmita tranquilidad y, muy importante, que sus casos de ‘antes y después’ sean muy satisfactorios”. Ella apostó por el Dr. Junco, que “cumplía de sobra con todos estos requisitos”.

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Quién es el candidato ideal para someterse a una reducción mamaria?

¿A quién no se le recomienda una mamoplastia?

¿Cómo sé que tengo el pecho demasiado grande?

¿Existen riesgos?

Es importante acudir a un especialista cualificado para garantizar la seguridad de la intervención. Como en cualquier operación, pueden existir complicaciones y riesgos asociados. Sin embargo, generalmente no suelen producirse grandes complicaciones al respecto.

Tras la mamoplastia son frecuentes los problemas de cicatrización. La operación deja cicatrices permanentes que con el paso del tiempo se irán reduciendo. La cicatriz de alrededor de la areola y la cicatriz horizontal del surco mamario son las más visibles, pero disimulables con el uso del sujetador o el bikini en verano. Si la paciente es fumadora, tiene más índices para padecer problemas de cicatrización. Dependiendo del caso se pueden experimentar disminuciones parciales o incluso totales de la sensibilidad del pezón.

¿Puedo tomar el sol una vez operada?

¿Se incluye en la Seguridad Social?

QUIZÁ TE INTERESE

simulador-de-pechos

Simulador de Aumento de Pecho

Gracias al nuevo simulador de aumento de mama podrás hacerte una idea real de cómo quedará el volumen de  su pecho tras la intervención.

Leer más

garantias

Garantía y seguridad de nuestras prótesis

La calidad de los implantes mamários es fundamental para el éxito de una cirugía de aumento de pecho. Siéntete tranquila, decubre nuestras prótesis

Leer más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

This is a unique website which will require a more modern browser to work! Please upgrade today!